6 sept. 2011

“Jamás sentí que tenía que superar una discapacidad”

Con las piernas amputadas logró trascender en ámbitos en los que el cuerpo es vital: como atleta y modelo. Éxito con mensaje. Por Carlos Lauría (Desde Nueva York
Al nacer, los médicos le diagnosticaron hemimelia fibular en ambas piernas, una enfermedad congénita que se caracteriza por la ausencia parcial o total del peroné. El futuro de Aimee Mullins (35) era sombrío: no podría caminar y debería usar silla de ruedas de por vida. Al cumplir un año, le amputaron ambas piernas por debajo de las rodillas. Era la única opción de recuperar movilidad con la ayuda de prótesis. La decisión fue acertada ya que a los dos años comenzó a dar sus primeros pasos. Logró caminar gracias a la ortopedia aunque algunas complicaciones posteriores determinaran sucesivas operaciones en los próximos seis años. Creció entre Allentown, Pennsylvania, y el condado de Clare, en Irlanda, en el seno de una familia numerosa. El clan familiar y una imaginación hiperactiva fueron sostenes importantes durante su infancia y vida adolescente. A pesar de las dificultades, nunca se sintió limitada y eso la llevó a practicar deportes como natación, bicicleta, fútbol y esquí. A los 17, tras graduarse con honores en la secundaria, ganó una beca académica para trabajar en el Pentágono y se desempeñó como analista en temas de inteligencia en el Departamento de Defensa. Fue entonces cuando Mullins comenzó a desarrollar una carrera deportiva extraordinaria: fue la primera mujer en competir con prótesis ortopédicas en la Asociación Nacional de Atletismo Universitario (NCAA, por sus siglas en inglés). Con modernas prótesis de fibra de carbono estableció récords mundiales en 100 y 200 metros llanos, además de salto en largo. Un perfil en la revista Life y luego una extensa nota en la primera edición de Sports Illustrated para la Mujer la transformaron en un personaje popular. Pronto incursionó en el mundo de la moda e hizo su debut en la pasarela de la mano del célebre y desaparecido diseñador Alexander McQueen. “Trabajar con una persona de tanto talento fue una experiencia riquísima e increíble”, cuenta Mullins en una entrevista con NOTICIAS. Muy pronto, las principales revistas de moda, incluyendo Vogue, Harper’s Bazaar y Elle, le dedicaron amplio espacio en sus páginas. La multifacética Mulllins también ha conquistado con éxito el mundo del cine. Entre otros films, fue reconocida por su actuación en la película Cremaster 3, dirigida por el artista Matthew Barney en el 2003. En la actualidad, continúa con el rodaje del filme de Barney “Ancient Evenings”, una adaptación de la novela de Norman Mailer, en la que interpreta a “Isis”. Y L’Oreal la nombró como una de sus nuevas embajadoras uniéndose así a otros íconos del mundo del espectáculo como Beyoncé, Jennifer López y Rachel Weisz. “La belleza no es algo superficial, sino un indicador de personalidad y confianza”, cree Mullins. La nota completa: en el enlace citado. Comentario mío: Según informe de la OMS y del BM, aproximadamente el 15% de la población mundial tiene algún tipo de discapacidad, cifras que están en alza por diversas causas que provocan discapacidad entre ellas el aumento de la expectativa de vida, la contaminación, las nuevas tecnologías... por citar sólo algunas. Debemos concientizarnos que el discapacitado es un sujeto que tiene los mismos derechos que todos los demás y permitirle desarrollar sus capacidades plenamente en una sociedad inclusiva.

No hay comentarios: