31 may. 2011

Ser bibliotecario

Si elegimos a cualquier persona al azar, y le preguntamos por nuestro trabajo como bibliotecarios, cual es nuestra participación, estaría dispuesto a apostar que su primera respuesta sería “sellado de libros”, o acomoda y cuida los libros. Esto se debe a la imagen que muchas personas tienen de los bibliotecarios de la primera línea, el personal de servicios al cliente.

¿Has pensado en cómo conseguir los libros de los estantes, listos para ser llevados en préstamo? Detrás de escena hay equipos de bibliotecarios para que esto suceda.

Hay bibliotecarios que seleccionan los libros para la compra, otros bibliotecarios que procesan las órdenes, otros que crean los registros bibliográficos que hacen posible que el usuario pueda encontrar el libro en el catálogo automatizado de la biblioteca y, a continuación en los estantes.

Los libros son sólo un aspecto de lo que comprende a las bibliotecas y los bibliotecarios. La Bibliotecología es una profesión donde el trabajo del bibliotecario es conectar a las personas con la información que están buscando, sea cual fuere el formato en el que se encuentre.

En esencia, todos los trabajos de la colección tienen un propósito fundamental: ayudar a las personas al acceso y uso de información, de educación, de trabajo o de lectura simplemente por placer.

En todos los servicios de la biblioteca hay roles y habilidades de comunicación que son importantes. Si alguien alguna vez pensó que se había convertido en un bibliotecario, porque le gustaban los libros o la lectura, se ha engañado a sí mismo.

Existen Bibliotecas de todo tipo que están dispuestas a demostrar su valor a un público tan amplio como sea posible, y para permitir el acceso a los recursos culturales significativos que poseen.

En la era digital, cuando la información es cada vez más disponible en línea, hay una tendencia a decir que las bibliotecas y los bibliotecarios son redundantes. Este no es el caso. Información disponible en línea a menudo es de dudosa procedencia y todavía hay una gran cantidad de información detrás de paywalls que sólo se puede acceder por aquellos que han pagado. Hemos ayudado a muchos usuarios de la biblioteca que sólo han estado utilizando motores de búsqueda para su investigación y llegar a la biblioteca perplejos porque no pueden encontrar la información que desean.

En todo caso, Internet es un valor agregado a la gama de servicios de bibliotecas. Esto también ha aumentado la variedad de funciones disponibles para los bibliotecarios.
Además de ser buenos comunicadores con la gente, los bibliotecarios deben explotar los avances tecnológicos, y a la vez necesitan tener un conocimiento detallado y especialista en materia de transmitir a los usuarios de la biblioteca.

Los Bibliotecarios tienen que proporcionar capacitación para mostrar a la gente cómo buscar información y evaluar lo que encuentran. Estas sesiones de habilidades de información se está expandiendo para incluir alfabetización digital, por ejemplo, cómo mantenerse seguro en línea, el uso de sitios de redes sociales y herramientas de colaboración online.

No hay una ruta estándar en la bibliotecología: los bibliotecarios han circulado a través de todo el espectro de temas. Hoy la profesión está en un proceso de cambio que posiblemente no se detenga.

El campo de trabajo del bibliotecario incluye la información y la comunicación, pero no es periodista ni informático. Sin embargo su profesión se desarrolla en estas áreas, debe ser un buen comunicador.

Debe ejercer un liderazgo en conectar al usuario con las fuentes de la información o con la información en sí misma, evitando alargar los procesos y complicar los trámites a los usuarios.

Tiene que adelantarse a las demandas aunque a veces es muy difícil, y hacer un uso intensivo de los recursos que están a su alcance, porque también es un gestor, y un administrador de los recursos que se le confían y que no solamente son libros.

Hay instalaciones, muebles, equipos, en algunos casos dinero, y esencialmente el resguardo de la información que la Biblioteca atesora y la difusión e intercambio de la misma ya que información custodiada pero que no se comparte, no contribuye al mundo del conocimiento.

No hay tiempo para el aburrimiento en la profesión del bibliotecario.

No hay comentarios: