11 may. 2011

En medio de la web 3.0

Por Víctor Pérez Acosta

Es útil repasar algunos conceptos que, por momentos, se manejan un tanto imprecisamente. Uno de estos términos es "Web 3.0" ¿Cómo afectará nuestra actividad profesional en el mundo del SEO y la promoción de sitios web?


Las etiquetas y los títulos rimbombantes en general no son muy ilustrativos, ni suelen informar demasiado. Sin embargo, una nueva frasecilla se ha hecho bastante popular últimamente, y como este concepto afecta directamente nuestra actividad online, es necesario analizarla un poco, para darnos una idea del alcance de los cambios que es necesario realizar.

La internet es así, cuando nos venimos acostumbrando demasiado a un proceder o a un concepto, algo nuevo surge, y es necesario empezar de cero y barajar de nuevo.
En la época de la Web 1.0 podríamos hablar de un usuario meramente receptor de la información que se le brindaba. El flujo era bastante unidireccional, y no era mucho lo que se podía esperar como reacción de los usuarios, como contraparte de nuestras acciones online.

Paulatinamente, las cosas empezaron a ser distintas. Y este cambio estaba basado en dos pilares determinantes: las redes sociales y la nueva arquitectura de los motores de búsqueda. Más allá de cualquier otra lectura que se pueda hacer a nivel sociológico, acerca de los cambios poblacionales, hábitos de consumo y perfiles de los usuarios, las reglas del juego habían cambiado para siempre.

Ese usuario pasivo había encontrado medios para hacer oír su voz, la interacción se hizo moneda corriente, y los sitios cambiaron para hacerse más dinámicos en cuanto al flujo de información. Esto era la Web 2.0: la web semántica. El contenido significativo es el común denominador.

Ahora tenemos entre manos la Web 3.0. La característica distintiva de esta nueva etapa es la expansión en la capacidad de acceder a los contenidos online. El ordenador personal ya no es el único medio de entrar a la red. El móvil, el iPhone, el Blackberry, las consolas de juego, los dispositivos para leer ebooks, y la televisión por internet han revolucionado los sitios, los mensajes y los contenidos.

Es necesario, entonces, dar un salto, salir de la caja mental en la que muchos están encerrados, y pensar que la internet ya es parte constitucional de nuestra vida. Es más que un servicio, es una manera de pensar la cultura.

El usuario cuenta con muchas más herramientas para "hacer comunidad" online, y dentro de esta comunidad manejar sus propios contenidos: el entretenimiento, las relaciones, la información y hasta la búsqueda laboral están definidos por la regionalización y el creciente sentido de pertenencia a un grupo concreto de usuarios. "Customización" es el común denominador.

Queda claro, entonces, que debemos repensar nuestro mensaje publicitario. Y uno de los canales que está tomando más importancia, y que nos sirven de modelo para ver en concreto el fruto de esta evolución, es el márketing móvil. Paulatinamente, esta actividad ha madurado desde el tradicional sms, a los contenidos personalizados, que despliegan cada vez mayor complejidad y variedad.

No es cuestión, entonces, de desechar nuestros modelos de pensamiento. Promocionar un sitio web, por ejemplo, también requiere de un SEO "purista", si se quiere. Las Keywords, el código, la arquitectura del sitio, todavía son importantes. Lo que sí es necesario es incorporar estas nociones, y dar un paso fuera de nuestro sitio.

¿Por qué no considerar el sitio de una empresa como la sumatoria de su página -la tradicional-, más su página de Facebook, su página de Twitter, y sus distintas participaciones en diversas redes sociales? Pensado de esta manera, creo que ganamos en coherencia y efectividad a la hora de hacer promoción online.

1 comentario:

Esteban Blanco dijo...

ESte comentario es de Vagoletrado y los señores de blogger me lo perdieron en algún lugar de la webnósfera:

"¡Vaya! Algunas veces cumplir con este decálogo nos sale natural...
Estuvo bueno reírse un poco, aunque valgan verdades, el humor esconde realidades."

Vagoletrado